29.6.07

Patinaje de dragones de fuego sobre hielo (Por Diego A. Iturbe)


Pobre demonio de emanación metafísica, que creado involuntariamente es obligado a no existir, o mucho más difícil, existir por siempre.

Fácil de vivir, pero no acepta la realidad.

Buscás el dragón, el dragón busca el espejo, el dragón no ilumina y el espejo no refleja. Se hace conocer permanentemente. Está por encima de lo grande, y, aunque no se refleje su propiedad, es comunitaria, se divide y se reparte.

Tu puerta de par en par, me da sensación de inseguridad, y es por que no tienes dragón que te defienda.La locura se hace parte de todo, y hasta la más perfecta de las realidades lo pudo ser.

7 comentarios:

[lukas_utc] dijo...

cocha pacha, nos estamos confundiendo con las propiedas inherentes de las cosas...

Demon Cleaner dijo...

Lo que pasa es que las cosas no tienen propiedades inherentes.
Las propiedades inherentes son mierda kantiana...

el autor dijo...

un comentario bastante 1-1=0

Anónimo dijo...

nada más que mierda?
1-1=0 siendo que estaba
presentando un 1+X=1
Ojo que los dragones pueden
sorprendernos, acaso un dragón cristiano, cristianos.

Germán dijo...

no vale violentar las palabras a tal punto, después ¿con qué coraje podés hacer frente al frío Julio, totalmente en pelotas, desposeído de ropajes verbales?

Demon Cleaner dijo...

Por supuesto que se pueden violentar las palabras a tal punto!
Que casi nadie pueda es otra cosa!

Brunilda (princesa con hemofilia) dijo...

No empiecen a decir que las palabras son violentas.

Ustedes son violentos!!!, y tienen la virtud de hablar, y a veces de escribir.


Como estarán observando, mejor conviene lanzar llamas por la boca, toda la eternidad, que resistir 24 horas el incendio. Más carisma trae el agua, elemento erotizante de los dragones; por si no lo han notado, bestias.

El dragón este parece más comunista que feligrés, de todas formas.