1.7.07

Chau, idiota

Primero de Julio de dos mil seis, a las veintidós y cuarenta y cinco. Muerte por defecto, cuando la comunicación es una anécdota y las cosas ya se saben demasiado, cuando no hay nada que saber porque lo que se sabe es que nada se sabe, y lo que se sabe es la nada que nunca se supo.
Valga la redundancia, pero el cansancio ontológico es tautológico y de eso estamos seguros, como que sos un animalito a punto de suicidarte en la plena conciencia de tu abyección, como un mate con edulcorante en jarrito de plástico y yerba saborizada con naranja. Nada de cáscaras secas, eso sería muy natural.

No hay comentarios.: