12.11.07

Porque te quiero te aporreo (Por Javier "Moncho" Martinez)


… y la historia de la filantropía está
urdida de cuerpos anestesiados,
la resaca de las parejas atragantadas
en un esófago temporal decapitado,
esas que no pudieron barriletear su
esmaltada fotografía ceremonial,
esas son un vórtice procreador de
filantropías de toda modalidad:
hay un platonismo de bolsillo en
jerarquizar un “te quiero” sobre
un embotamiento de líbido;
en rigor, una palma sobre una oreja
sumisa, un índice barriendo de los pliegues
de su rostro los sedimentos de la presencia de él,
ahí toda una sintaxis de corpúsculos vibrantes
peticionan un derecho a la palabra;
pero cuando no la hay, El Amor, El Cariño
La Amistad, y todo un arsenal de cuerpos
angelados por sobredosis de morfina conceptual
urden una filantropía que talla su verdad sobre
una piel que no se rebaja a pedir dos oportunidades:
“lo hago por tu bien, para que no sufrás” confesó
y dice la verdad, la que un engrudo de hojas de
manuales del buen filántropo le permite decir;
en el fondo hay un cuerpo que direcciona otra calidez,
que, siendo claros, bosteza frente a mi coreografía
mi anatomía des-imantada: esa es la verdad, lo demás
platonismo humanista…


(El cuadro es de Kandinsky y no sé cómo puta se llama).

2 comentarios:

Petra von Feuer dijo...

A segunda lectura, comienzo a percibir algo...un licuado de orgullos, obligaciones, ¿muertes?, libertades y piedades inoportunas, no apto para consumir con galletas Oreo (y mucho menos bañadas).

Y el cuadro se titula Yellow, Red, Blue.

Connie dijo...

Me gustan mucho los cuadros de ese tipo, Kandinsky.